Con la técnica de la monotipia se pueden conseguir piezas únicas. 

Aplicando pintura acrílica sobre un cristal, fijando una lámina a ella, se logra estampar una imagen o forma abstracta.

¡Es muy divertido!