Monotipia

Una técnica impresionantemente divertida

¿Qué es la monotipia?

La monotipia es una técnica de impresión muy versátil que consiste en estampar una imagen a un soporte (ya sea papel, lienzo, madera…) a través de un dibujo o pintura aplicado a una superficie lisa. 

Esta técnica permite obtener resultados únicos en cada pieza, pudiendo desarrollar la creatividad plástica  aplicada a la ilustración de forma libre y experimental.

Monotipia con acrílicos. Imagen del famoso cuadro Autorretrato de Van Gogh.
Detalle de un monotipo

¿Qué artistas han utilizado la monotipia en su obra?

En el mundo del arte han sido muchas las personas que han utilizado la monotipia en sus obras.

¿Cómo se hace un monotipo?

Un monotipo puede hacerse de muchas maneras: utilizando superficies lisas diferentes, como vidrio o planchas de cinc, y distintos métodos para transferir el color, como el uso de un tórculo, rodillo, manos…

En los siguientes apartados mostraremos algunas sugerencias y trucos muy interesantes que se pueden hacer con la técnica de la monotipia, usando como ejemplo el uso de vidrio y papel.

¡Que disfrutes!

1.

Materiales y herramientas

  • Cristal (del tamaño que quieras)
  • Tintas (acuarelas y acrílicos)
  • Lápices de colores, bolígrafos, rotuladores…
  • Papel (o soporte donde quiera imprimirse)
  • Imagen de referencia impresa en espejo (opcional).
  • Pinceles
  • Rodillo
  • Rasca vidrios
  • Servilletas y trapos
  • Spray con agua 
  • Cinta de carrocero

2.

¿Qué pigmentos puedo usar para la monotipia?

Existen multitud de pigmentos para emplear en la impresión de un monotipo: pintura al óleo, pastel al óleo, pintura acrílica, témperas (gouaches), acuarela, tintas… Aquí te muestro los más comunes: 

Óleo

Permite crear texturas y obtener colores muy intensos. Para trabajar con esta pintura, es necesario disponer de disolventes y aglutinantes, aunque existen gamas miscibles al agua.

Acrílicos

Igual de buena que el óleo, resulta ideal para aplicar en la monotipia. La intensidad de los pigmentos, la textura que se puede generar y su facilidad para limpiar las herramientas de trabajo, son estupendas. Una pintura muy cómoda con la que obtener unos resultados satisfactorios.

Acuarela en pastilla o en pintura​

Se diluye con agua. Su aplicación con pincel o esponja da como resultado colores menos intensos y con mayor transparencia. Hay que usarla con rapidez debido a su tiempo de secado.

Acuarela líquida

Similar a la acuarela en pastilla, se puede emplear sin disolver en agua, obteniendo colores más intensos.

Desde mi experiencia, la acuarela líquida junto con la pintura acrílica funcionan de maravilla, teniendo en cuenta el tiempo de secado de cada una y el soporte donde se imprime.

El óleo también ofrece muchas ventajas a nivel expresivo, aunque es más complejo de manejar por su lento secado y el uso de disolventes.

Uses el pigmento que uses, ¡experimenta sin miedo! 

3.

¿Qué tipo de papel es el más adecuado para la monotipia?

El tipo de papel más adecuado para la monotipia depende mucho de la tinta o pigmento que vayas a utilizar, además del efecto que busques, ya que puedes experimentar con el soporte que quieras aunque no sea el «adecuado» para la tinta. 

Técnica húmeda

Como norma general, para tintas que contienen mucha humedad, como la acuarela o el acrílico, es conveniente emplear un papel con alto gramaje, superior a 300g y de alta resistencia.

Técnica seca

Para pigmentos al óleo o en cera grasa, se puede emplear un papel de menor gramaje. 

Papeles para monotipia

Estos son algunos de los papeles que podrás encontrar:

4.

¿Cómo puedo crear texturas con la monotipia?

Se pueden crear tantas texturas y efectos visuales como herramientas y materiales emplees en la técnica. 

Algunas ideas para crear texturas con la monotipia son:

Auxiliares

Uso de medios para óleo y pintura acrílica. Existen aditivos que se mezclan con la pintura y producen distintos efectos con los que dar unos acabados especiales a nuestras piezas. El polvo de mármol, arena, piedra pómez, pintura luminiscente, gel espesante mate o brillante, purpurina… ¡hay miles!. Muchos se pueden aplicar con espátula sobre la superficie lisa o bien con pincel. 

Sal

Sal gruesa y fina. Aplicada sobre una superficie húmeda con pigmento, como por ejemplo una base de acuarela líquida con unas piedras de sal gruesa, se deja actuar unos segundos hasta que la sal absorba la humedad. Una vez hecho, se estampa y se crea un efecto de cristalización muy interesante.

Reserva

Reservas con vinilo adhesivo, cola blanca o goma. Se pueden crear reservas de pintura en la matriz. Esto consiste en dejar una forma tapada con estos materiales para luego aplicar el pigmento encima, y antes de estampar, retirar esta reserva para que quede el hueco sin pintura.

Rasgado

Bisturí, cúter o pincel de goma. Con ello se puede crear texturas de rasgado en la superficie impresora antes de estampar. 

5.

Proceso de la monotipia

El proceso para hacer un monotipo usando vidrio, papel y acrílicos es el siguiente:

Primera parte

1. En primer lugar, prepara el boceto que vayas a estampar, teniendo en cuenta que tiene que estar volteado, es decir, en espejo. Si deseas experimentar libremente, no será necesario usar una referencia.

2. Coloca el boceto debajo del cristal, pegado con cinta en las esquinas. 

3. Posiciona la lámina de papel en la parte superior del cristal, de tal manera que quede encima del área de tu boceto. 

4. Pega un poco de cinta de carrocero en la parte superior de la lámina y al cristal para que actúe como bisagra. Asegúrate que al subir y bajar el papel, este queda en la misma posición inicial.

Segunda parte

5. ¡Es hora de pintar! Prepara tus artilugios y comienza a aplicar los pigmentos sobre el cristal. Ten en cuenta que si usas tintas de secado rápido tendrás que darte prisa en estampar.

6. La clave está en ir por capas, poco a poco. Después de aplicar color, mueve la lámina de papel sobre el cristal y pasa un rodillo o la mano encima para estampar. Retira con cuidado sin que se mueva, ya que puede perjudicar la impresión de la forma.

7. Limpia el cristal con ayuda del spray con agua o disolvente, un trapo y el rasca vidrios y vuelve a repetir el proceso de pintado hasta que quieras.

Tercera parte

8. Una vez retirado el papel del cristal, si quieres añadir detalle a la impresión, puedes trabajarla con lápices de colores, rotuladores o alguna que otra técnica. Esto viene genial cuando se realizan retratos, ya que se puede definir mejor el rostro. 

9. Con esto ya tenemos listo nuestro monotipo. Una pieza única y ¡hecha a mano!

Lámina de monotipo

6.

Aplicaciones

Las piezas pueden escanearse y reproducirse en múltiples soportes a través de la impresión digital o sublimación (entre otras técnicas de impresión industrial).

¿Has visto la camiseta tan chula de Joker?

Camiseta impresa con motivo de Joker
Camiseta de Joker

¿Qué ventajas tiene la monotipia?

Gracias a la monotipia, se pueden conseguir piezas originales con resultados únicos e irrepetibles.

Ofrece infinidad de posibilidades a la hora de combinar soportes, colores, materiales, herramientas y acabados. 

Es muy sencilla y no requiere de un gran dominio en las técnicas plásticas. ¡Simplemente se necesita una alta dosis de curiosidad y motivación por experimentar! 

Nota musical, icono

Escuchando Dangerous – Michael Jackson

Icono de sol

Con una temperatura de 25ºC en Las Palmas de Gran Canaria / Panza de burro

Acariciando a Boliche

Icono de email

Esperando un mensaje en info@lapizlazuli.es

Escuchando Dangerous – Michael Jackson

Con una temperatura de 25ºC en Las Palmas de Gran Canaria / Panza de burro

Acariciando a Boliche

Esperando un mensaje en info@lapizlazuli.es